top of page
  • Foto del escritorNuria Val

Francia desmiente a Pedro Sánchez: Marruecos está detrás de Pegasus


Francia desmiente a Pedro Sánchez. El país galo aporta nuevas pruebas que apuntan a Marruecos como autor del espionaje del ‘caso Pegasus’, tras la negativa del Gobierno español. Según desvela el informe aportado a través de una Orden Europea de Investigación (OEI), una dirección de correo electrónico ‘linakeller2203@gmail.com’ sería la responsable, entre otras pruebas aportadas, de la reapertura del caso por el juez de la Audiencia Nacional, José Luis Calama.

 

Cabe recordar que el instructor tuvo que archivar el caso, el pasado mes de julio, ante la imposibilidad de seguir avanzando. El Gobierno español aseguró en sede parlamentaria que era un “bulo” que Marruecos estuviera detrás.

 

“La falla en los Iphone proviene de iMessage”

 

El Iphone es el teléfono utilizado por los miembros del Gobierno y también del Parlamento, tanto en Francia como en España. Los expertos en análisis de Spyware, que han analizado varios teléfonos infectados por el software espía israelí, han podido demostrar los rastros que presentan en común las direcciones de internet utilizadas para comunicarse con el exterior los teléfonos infectados. “Todos tienen elementos comunes”, apuntan en el informe enviado a la Audiencia Nacional.

 

“La falla en los Iphones proviene del sistema iMessage”, explican en el documento. Pegasus entra en contacto con este sistema por una misma cuenta de iCloud, en este caso ‘linakeller2203@gmail.com’.

 

El informe principal aportado al juez Calama señala que esta cuenta está vinculada al espionaje del presidente Pedro Sánchez y de los titulares de Interior y Defensa de España, Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska.

 

A su vez, esta misma dirección aparece también vinculada en los teléfonos de Claude Mangin, activista prosaharaui y esposa de Naama Asfari, que cumple actualmente una condena de 30 años de cárcel dictada por la justicia militar alaui por su defensa del derecho a la autodeterminación del Sáhara Occidental; Phillippe Bouyssou, alcalde de Ivry-sur-Seine (Francia) y ‘mano derecha’ de Mangin y Oubi Bouchrava Bachir, representante en Europa del Frente Polisario, entre otras personalidades francesas entre las que también se encuentran periodistas. Con estas vinculaciones a esa misma dirección es como prueba Francia la presencia de Marruecos tras el espionaje.

 

La investigación realizada por la plataforma tecnológica ‘Citizen Lab’ ha identificado ataques del aparato de seguridad marroquí utilizando Pegasus desde 2018 y dirigidos en su mayoría a ciudadanos marroquís, franceses, argelinos y también españoles.

 

A esta dirección de correo, se suman los llamados en el informe “indicadores de compromiso (IOCs)” que son una serie de datos que pueden indicar que un sistema ha sido comprometido por un atacante. Estos indicadores pueden incluir direcciones IP, nombres de dominio, archivos maliciosos, patrones de tráfico de red, y comportamientos anómalos de usuarios, entre otros. “Estos indicadores se utilizan en la detección y respuesta a incidentes de seguridad informática”, explica el informe.

 

La reapertura de la causa por la Audiencia Nacional se basa en la comparación de estos elementos técnicos recogidos en la investigación francesa con los obtenidos por el Centro Criptológico Nacional en los análisis periciales de los dispositivos infectados de Sánchez, Robles y Marlaska. Esto podría dar un enorme giro a la investigación, pese a la poca colaboración del Gobierno, tal y como señaló en su escrito el juez Calama, y la negativa -en sede parlamentaria- a reconocer que Marruecos está detrás del espionaje.

 

Poca colaboración del Gobierno de Sánchez

 

La colaboración del Gobierno de España no ha sido la más exhaustiva y así lo puso por escrito el juez Calama. El ministro de la Presidencia, Justicia, Relaciones con las Cortes y ‘mano derecha’ de Sánchez, Félix Bolaños, fue el primero en ser citado por el juez para declarar. Una acción que podía hacer por escrito y, sin embargo y para que fuera más completo el testimonio, el juez ofreció poder declarar por videoconferencia. Pero Bolaños no contestó.

 

El escrito del juez refleja que “el referido testigo dejó precluir el indicado plazo sin efectuar manifestación alguna al respecto. Tal postura condujo a entender tácitamente rechazada la opción ofrecida a los efectos de prestar declaración testifical a través de videoconferencia”.

 

Bolaños, Robles y Marlaska, todos declararon por escrito. La única excepción fue la exdirectora del CNI, Paz Esteban, y uno de los trabajadores que había realizado el informe sobre Pegasus en España.

 

Otro de los detalles que llamó la atención del juez fue que miembros del Ejecutivo dijeran en sede parlamentaria que no era necesario desclasificar “ciertos documentos” relacionados con este asunto porque no había en ellos secreto alguno.

 

Pero sin duda, la gota que colmó el vaso para muchos juristas sucedió hace tres semanas cuando la ‘mano derecha’ de Sánchez tachó de “bulo” que Marruecos esté detrás del software espía.

 

El Gobierno niega que Marruecos esté detrás de Pegasus

 

El director del Gabinete de Presidencia, Óscar López, se atrevió hace tres semanas a calificar en sede parlamentaria de “bulo”, “maledicencia” y hasta de “teoría conspiranóica” la sugerencia de que Marruecos esté detrás del espionaje al teléfono móvil de Pedro Sánchez, Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska con el software Pegasus.

 

El diputado de EH Bildu, Jon Iñarritu, cuestionó en la Comisión Mixta de Seguridad Nacional del Congreso a la ‘mano derecha’ de Sánchez al asegurar que “obviamente se sabe qué Estado” fue el responsable. Pero, sorpresivamente para los allí presentes, López lo calificó como “bulo” saliendo en defensa de Mohamed VI. Cabe recordar que España no ha abierto la vía diplomática para pedir explicaciones a Israel ni a Marruecos, como sí ha hecho Francia.  

 

El presidente Emmanuel Macron mantuvo una “desagradable” conversación, con el Rey alauí, según los medios galos, donde llegó a haber “palabras malsonantes”. La investigación francesa apunta directamente a los servicios de inteligencia marroquís, que pusieron en su radar a Macron y a 14 de sus 20 ministros.

 

El presidente francés ordenó la apertura de varias investigaciones que, a día de hoy, siguen abiertas. Además, convocó un consejo de defensa “excepcional” para tratar el asunto y solicitó explicaciones tanto a Israel como a Marruecos. El ministro de Exteriores israelí tuvo que viajar a París y abordar el asunto con Macron en el Elíseo.

 

Una Comisión de la UE apunta a Marruecos como “posible” responsable

 

La comisión de investigación sobre el ‘Caso Pegasus’ en el Parlamento Europeo aseguró, en sus conclusiones de trabajo tras más de un año, que Marruecos puede ser el “posible” responsable del espionaje a los teléfonos móviles de Sánchez y sus dos ministros.

 

La Comisión de Investigación -que viajó a Madrid para analizar el caso español- asegura que "España tiene un sistema judicial independiente con suficientes salvaguardias", pero al mismo tiempo, dice que las explicaciones que dio la presidenta del CNI, Esperanza Casteleiro Llamazares, "fueron limitadas y dejaron muchas preguntas en el aire".

 

La apertura de la causa en la Audiencia Nacional pone contra las cuerdas al Gobierno de Pedro Sánchez, quienes hasta ahora siguen afirmando que Marruecos no está detrás del espionaje con el software Pegasus. La investigación en Francia continúa y en la Audiencia Nacional dan por hecho que el país vecino "seguirá aportando más pruebas" a la investigación reabierta en España para esclarecer los hechos y su autor.  "Esto puede dar un giro".

221 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page